Baúl revestido de chapa con refuerzos de madera
Revisión en detalle de la pieza.
Examinamos la pieza en profundidad para evaluar el grado de intervención y calcular el tiempo que se tardará en terminar el trabajo.

La parte baja del baúl está muy deteriorada, las chapas estan oxidadas y la madera está carcomida hasta el punto de haber perdido los listones de madera que servían de base.

El papel interior que forraba el interior del baúl está destrozado, el uso y los insectos lo han dejado en un estado irrecuperable. Las cerraduras no funcionan y las chapas de los cierres están dobladas a causa de las veces que han sido atrapadas por la tapa del baúl.
El revestimiento de chapa de la parte trasera está tan oxidado que casi ha perdido por completo la pintura. El frontal y la tapa del baúl tienen unas zonas de chapa estampadas y pintadas que también han sido afectadas por el oxido, será necesario limpiar lo posible y proteger el resto.
Limpieza en profundidad.
Eliminamos todo resto de papel del interior para poder efectuar un tratamiento desinsectante eficaz, bañando en anticarcoma el interior y envolviendolo despues en una bolsa de plástico grueso durante 15 dias, también aprovecharemos para sustituir los alambres que hacían la vez de eje de apertura y los sustituimos por bisagras para asegurar un mejor cierre ya que uno de ellos estaba roto.
Acabado final.
Tras eliminar con decapantes la pintura vieja la chapa presenta este aspecto. También se ha eliminado el barniz de las tiras de madera. Las chapas policromadas se han tratado con mas cuidado, rascandolas con la hoja de un bisturí se ha eliminado el oxido al máximo, despues se han cubierto de barniz incoloro.
Las piezas de madera exteriores también han sido barnizadas con un barniz incoloro resistente al agua para permitir su limpieza. Las chapas de los cierres se han enderezado de nuevo y aunque no estan operativas vuelven a tener el aire que tenían originalmente.
Muchas de las cabezas de los remaches de las cinchas de madera y de algunos de las chapas habían desaparecido, encontramos unas bastante parecidas a las originales y repusimos las que faltaban. El resto de la chapa se ha pintado con una pintura antióxido de color negro y un efecto pavonado. Asímismo se han añadido unos listones en la base que harán de pies y elevaran el baúl unos centímetros aislandolo de la humedad del suelo.
El interior del baúl fue de nuevo revestido con papel, pero se usó un moderno papel vinílico lavable, a pesar de no cuadrar mucho con la pieza original, ya que el baúl será usado por el cliente para guardar objetos o ropa de uso personal. Por último añadimos un cordel para frenar la tapa y evitar que caiga a peso hacia atrás, con ello protegemos las bisagras y evitamos también que, para cerrarlo, se tenga que cojer la tapa por la parte de la chapa policromada, acción que, repetida, originó la mayoría del oxido por el efecto del sudor de las manos.