Recuperación y decoración de un macetero de hierro
Un macetero de hierro, totalmente oxidado por haber estado varios años a la intemperie, tambien tiene dos de las tres patas muy torcidas y corremos el riesgo de que se partan al intentar enderezarlas a pesar de ser una pieza de forja.

La actuación principal es eliminar el oxido de toda la superficie, para ello empleamos cepillos de latón y lijas, despues aplicaremos una imprimación en toda la superficie porque se hara una decoración de fantasia. Las patas se enderezan con la ayuda de un tornillo de banco.

Las laminas, a semejanza de hojas, se han terminado pintando de color verde con manchas rojizas en los bordes, inspirandonos en algunos arbustos cuyas hojas son similares a las del macetero.
Las patas se han cubierto de una pintura de color dorado, dando un punto de contraste al color verde de la parte superior.