Nevera de hielo con tapa superior

Esta nevera de madera, que funcionaba introduciendo bloques de hielo en su interior, está en muy mal estado, los cierres de latón están casi negros por el verdín, la pintura que cubre la madera apenas se aguanta y hay señales de ataques por hongos en diversas zonas.

Por suerte el interior, de chapa zincada, se conserva en bastante mejor estado, las planchas solo están sucias y tan solo los estantes presentas severas muestras de oxidación. Bastará con lijar los estanques y darles un barniz incoloro para protegerlos, el resto de la chapa se lavara bien.

Se optó por cambiar totalmente el aspecto de la nevera y convertirla en un mueble con una función mas bien decorativa, la pintura se decapó por completo y la madera se barnizó con goma laca, las zonas que tuvieron hongos al ser reparadas quedaron mas impermeables a la laca con lo que ahora destacan del resto de la madera. Se terminó de proteger encerando la superficie.
Si comparamos esta foto con la segunda, en la que se muestra el interior, podemos apreciar como se ha conseguido hacer desaparecer todo el picado de las chapas metálicas, también vemos otra característica de esta nevera, la tapa superior, que permitía aprovisionar de hielo la nevera sin necesidad de abrir la puerta frontal.